Exhorta JCE evite compra de cédulas

26 diciembre, 2019

Por:

TEÓFILO BONILLA Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

e-mail:

redaccion[@]elnacional.com.do

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Santo Domingo pidió este jueves a la Junta Central Electoral (JCE) encaminar acciones que eviten que en las próximas elecciones el pueblo sea tomado de relajo, y pidió a ese organismo actuar para evitar que en los entornos de los colegios electorales operen personas que compran conciencias.

Monseñor Jesús Castro Marte anotó que la JCE, la sociedad civil y los partidos políticos son fundamentales para que las elecciones del 2020 resulten limpias, transparentes y “no haya juegos sucios”.

La Junta Central Electoral tiene que mostrar fortaleza, principalmente en las mesas electorales, alrededor de los colegios para que no se manipule a los ciudadanos que quieren cumplir con su deber y su derecho de elegir a los que ellos prefieren”, subrayó.

El obispo Castro Marte dijo que los integrantes de la JCE son personas de mucha capacidad e integridad, que han asumido una postura de escuchar a los partidos políticos y la sociedad civil, pero las autoridades electorales, la sociedad civil y la población deben estar vigilantes frente a cualquier realidad que se pueda producir.

Exhortó a todos los sectores a unirse en procura de que todo salga en paz en las elecciones próximas, “y la Junta debe actuar con firmeza para borrar en la población esa cultura histórica del fraude en los procesos electorales”.

“República Dominicana ha cultivado la cultura de la trampa en las elecciones, eso es histórico, y pienso que éticamente no es correcto, tenemos que dejar la trampa porque no hay derecho a tomar de relajo a un pueblo que en las primeras horas de la mañana se levanta y todavía tiene conciencia del voto y son responsables, para que dos o tres vengan por debajo, den dinero y comiencen a comprar la dignidad y la conciencia del pueblo dominicano”, subrayó.

El prelado católico adujo que nadie tiene derecho a manipular el proceso electoral con criterio mercantil que a veces es un tema que se torna preocupante.

“En el proceso electoral no pueden verse los intereses particulares ni el mercado, sino la expresión del pueblo que demostrará su civismo en febrero y mayo próximo”, apuntó.

“Si las elecciones de febrero tienen dificultades, también las tendrán las del futuro, es decir, que debemos salir bien en febrero, aplicar todos los mecanismos necesarios para disipar cualquier duda”, acotó.

Dijo tener mucha confianza en el pueblo dominicano, “pero si se engaña la democracia, estaremos engañando a un pueblo que valientemente fue a votar y se levantó temprano, y los pueblos no se pueden tomar de relajo”.

Expuso que en febrero y mayo, la República Dominicana se encamina hacia elecciones municipales, congresionales y presidenciales.