Danilo advierte no permitirá siga campaña “sucia” contra la República Dominicana

CIUDAD GUATEMALA.- El presidente Danilo Medina negó categóricamente aquí que la República Dominicana esté haciendo o vaya a realizar repatriaciones “indiscriminadas ni colectivas” de extranjeros.

“No las ha habido desde que llegó la democracia, no las necesitamos y,  por supuesto, no las habrá en el futuro. Se aplicará la Ley, sí, individualmente, con garantía y dando facilidades para el retorno voluntario”, dijo.

Al hablar en la  XLV Cumbre Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno del SICA 2015,  también desmintió que en su territorio se estén registrando casos de “apatridia”, como se ha denunciado.

Defendió el “derecho soberano” de su país de regularizar los flujos migratorios de acuerdo a las leyes que lo rigen “igual como lo tienen y lo ejercen países como Estados Unidos o los países miembros de la Unión Europea”.

Medina se quejó porque, según dijo, en los últimos meses “algunos medios de comunicación internacionales y algunas organizaciones han repetido la teoría de que más de 200 mil personas habrían quedado en situación de apatridia y estarían en peligro de ser expulsadas de la República Dominicana”.

Tras proclamar que “esto es completamente falso”, afirmó que “en la República Dominicana el número de casos de apatridia es cero”, lo cual puede ser constatado por los organismos de Naciones Unidas especializados en la materia”.

“Por supuesto, como cualquier estado, no somos infalibles, podemos cometer errores” pero “si esto llegara a ocurrir y alguien presentara un caso de apatridia a nuestro Gobierno, debidamente documentado, no les quepa dudas de que le daríamos la debida solución”, declaró.

Expresó que el ordenamiento jurídico dominicano cuenta con los mecanismos para que así sea, pero “hasta el día de hoy eso no se ha producido, ni mucho menos hemos posibilitado una política de Estado para propiciar nada semejante, como algunos se han atrevido a insinuar”.

“Por tanto, quiero ser muy enfático en ello: no permitiremos que se siga hablando en esos términos de nuestro país con total impunidad”, enfatizó.

Agregó que “ no vamos a permitir que continúe esta campaña sucia y de descrédito que hace oídos sordos a todas las garantías que hemos establecido para proteger a las personas, y se prefiere denunciar una crisis humanitaria inexistente”, en.

Agregó que los dominicanos “tampoco vamos a plegarnos a las falsas acusaciones de racismo o xenofobia que carecen completamente de fundamento, en un país caracterizado por el mestizaje desde hace siglos”.

“No aceptaremos el chantaje que nos amenaza con sanciones internacionales basándose en acusaciones que son absolutamente falsas”, dijo.

“Un país de migrantes”

Medina inició su discurso recordando que, al igual que el resto de los países del SICA, la República Dominicana ha sido durante las últimas décadas “un país de migrantes” y, en buena medida, lo sigue siendo ya que cientos de miles de sus hijos viven en los Estados Unidos y Europa.

Dijo que en muchas ocasiones esos dominicanos mantienen sus familias con sus remesas, adquiridas duramente con su trabajo.

Tras señalar que ésta es una experiencia común que viven también millones de centroamericanos,  recordó que en noviembre pasado los miembros del SICA siguieron con atención la acción ejecutiva que emprendió el Presidente, Barack Obama, para “arreglar” el sistema migratorio de los Estados Unidos, al cual él mismo en un momento definió como “un sistema roto”.

Declaró que esta acción está ahora en un impasse debido a la resistencia de la oposición republicana “pero si finalmente consiguen arreglar ese sistema roto, y esperamos que así sea, cientos de miles de nuestros compatriotas centroamericanos y caribeños podrían vivir y trabajar en el vecino país del norte con más seguridad y más derechos”.

“Obviamente, si a los Estados Unidos con sus inmensos recursos la documentación de los migrantes le supone un reto, es lógico que a nosotros nos plantee igualmente y mucho más que a ellos”, enfatizó.

Debilidad administrativa

Dijo que en la República Dominicana había un sistema que “nos mantuvo durante décadas en una situación de debilidad administrativa y que había dejado a grupos enteros de población, tanto nacionales como migrantes, en situación de indocumentación y vulnerabilidad”.

Manifestó que para poner fin a este problema el Gobierno decidió tomar la iniciativa y dotar a los extranjeros de documentos acorde a su situación, ya sean dominicanos o extranjeros en situación irregular o irregular.

“Dos fueron los principios fundamentales que nos guiaron en esta iniciativa: el estricto respeto a las leyes dominicanas y la protección a los derechos humanos de las personas.  Y dos fueron también los mecanismos legales de los que nos dotamos: la ley especial 169-14 y el Plan Nacional de Regularización”, explicó.

Declaró que la primera establece dos grandes grupos de personas beneficiarias, que fueron denominadas A y B, de acuerdo a su status documental: las primeras,  personas nacidas en la República Dominicana hijas de ambos padres extranjeros en situación irregular y que cuentan con algún tipo de documento expedido por el Estado que los acredita como nacionales, ylas segundas, personas hijas de padres extranjeros en situación migratoria irregular, nacidas en República Dominicana y que no contaban con ninguna documentación.

Medina afirmó que las 8,755 personas que en virtud de la ley solicitaron su registro en el Libro de Extranjería, podrán acceder en el Proceso de Naturalización en el plazo de dos años .

Plan Nacional de Regularización

En cuanto al Plan Nacional de Regularización, explicó que es una iniciativa especial que buscaba “corregir situaciones migratorias de las personas que estaban en el país de manera irregular” y al cierre del plazo 288,486 solicitaron su regularización en alguno de los 24 centros que el país abrió y ahora están en el proceso de adquirir el status correspondiente.

El Presidente destacó que durante los 18 meses que estuvo en vigor  dicho plan, las deportaciones fueron suspendidas y se llevó a cabo una campaña de información y orientación para dar a conocer estas iniciativas a todos los posibles beneficiarios, además de ofrecerles orientación y apoyo, en un trabajo completamente gratuito.

Además, agregó, para facilitar el acceso a los interesados el gobierno incorporó instituciones y organismos con experiencia en la materia, tales como el ACNUR, la Organización Internacional Para las Migraciones, UNICEF, la Unión Europea, el Programa de las Naciones Unidas Para el Desarrollo y la Mesa Nacional Para las Migraciones.

Medina admitió que “esta es una realidad compleja, con distintas figuras legales, diversos grupos de población y varias cifras”, menos mediática

Dijo que la realidad es que en la República Dominicana más de 350 mil personas han visto regularizadas su situación y serán dotadas del status documental que les corresponde.

Indicó que para los que se acogieron al Plan Nacional de Regularización, ésta será la residencia legal, y para los que se beneficiaron de la Ley 169-14, será la nacionalidad.

“Debo decir que pocos países pueden exhibir un resultado similar en tan poco tiempo en esta materia”, proclamó.

sp-am